8 de agosto de 2012

Gracias amigos. Adiós pasado. Hola Argentina

Tengo ganas de escribir. Tengo tantas cosas para decir. Es mucha gente la que me rodea día a día, quizá aún no sepa en quién puedo contar y en quién no, quién será el que esté, aún cuando yo no esté. Pero me gustaría tanto poder decir a cada uno algo, explicarle lo que significa en mi vida o lo que ha significado. ¿Por qué no lo hago? No, quizá por temor o porque no soy capaz de expresarme más allá de una hoja en blanco.
Mi vida ha sido diferente a la del resto o tan solo diferente a como alguien la pueda desear. He reído muchísimo, tantos momentos, tantas tonterías, tantas locuras, he reído hasta llorar. Y he llorado tanto, tantas noches en silencio, tantos lavabos de escondite, tantas lágrimas derramadas, he llorado tanto...hasta reír.
He sufrido, sí, y he crecido. He repetido tantos errores como cosas aprendidas. Me he hecho fuerte, cuando mis ojos miraban un puente y la distancia hasta el suelo. Me he hecho sensible, cuando me herían los que quería, aún sin ellos quererlo.
Tantas veces sola, rodeada de gente.
He tenido amigos, incambiables, los que me fallaron cuando los necesité, los que estaban y están en silencio, a la lejanía. He tenido amigos que me dieron una mano cuando no la esperaba. Inolvidables, tan igual y tan diferente a mi, que siempre estaban en silencio, porque no sabían que decir, pero eran mi apoyo. Y todos me han llenado de buenos momentos, de infinitos recuerdos, de risas, todos me han llenado convirtiéndome en la que soy. 
No tengo reproches ni rencores, bueno muy probablemente sí, pero quiero dejarlos, en el pasado que tuve, que me llevó a lo alto y que me estampó con el subsuelo, en el pasado que siempre será mío pero que no volverá. Ni las lágrimas por lo que lloré ni las risas por las que reí. Hoy quiero dejar atrás lo que es de mi pasado, vivir mi presente y disfrutar de aquello que siempre soñé y que no creía que llegaría. Ese viaje, que como alguien dijo, me merezco. Ese que pondrá fin al libro de mi ayer y será el principio de una nueva historia. Ese sueño que aún no creo que tan solo me queden horas para cumplirlo.
Adiós pasado, adiós sufrimiento. Hola recuerdos, os guardaré en una cajita. Hola presente. Hola Argentina.