13 de junio de 2012

Te vi


Te vi. Desde el primer instante supe que eras tu. No podía ser nadie más. Nos separaban dos cruces y montones de coches. Estabas tan lejos...pero hacía tanto tiempo que no te tenía tan cerca. No tenía duda, eras tu. Solo quería correr, correr hacia ti y abrazarte. Además te he visto triste, ya no eres el que pisaba seguro, diciendo en cada paso, aquí estoy yo para comerme al mundo. Abrazarte...sentirte otra vez. Los semáforos no se ponían de acuerdo, los coches no cesaban y tu, sin verme, seguías adelante, distanciándote. De pronto noté la inmensa sonrisa que se dibujaba en mi cara. Tan solo al verte a lo lejos me habías hecho más feliz. Lo tenía decidido, no te podía dejar ir, demasiado tiempo esperando volver a encontrarte. Y tu nombre salió de mis labios. No me escuchaste, y yo me di cuenta, que no estaba sola. Era algo tarde, tus pasos son largos y ligeros, y mis dudas me paralizan, íbamos a tiempos distintos. No podía salir tras de ti y solo esperé a que te giraras y me vieses. Me has hecho feliz, simplemente te vi.